Biografía de Lise Meitner
para niños

⚛️

Lise Meitner fue una física austriaca que formó parte del equipo que descubrió, explicó y previó el potencial explosivo de la fisión nuclear. A pesar de ser una de las figuras científicas más relevantes del siglo XX, es una gran desconocida para el público.

Fotografía de Lise Meitner

Primeros años

Lise Meitner nació en 1878, el 7 de noviembre, en Viena, Austria. Procedía de una familia judía de ocho hijos en la que ella era la tercera. Su padre, Phillip Meitner, era abogado y maestro de ajedrez, y su madre, Hedwig Skovran, era música aficionada.

Aunque su familia era judía no religiosa, se convirtió al cristianismo más tarde. Al crecer en el entorno austriaco, Meitner no pudo asistir a la universidad debido a las restricciones de la época en la educación femenina.

La escolarización formal de las niñas austriacas terminaba a los 14 años, por lo que tuvo que asistir a la escuela primaria como sus hermanos. Sin embargo, su familia pudo permitirse una educación privada y su padre contrató a tutores privados para educarla.

Tras completar su educación privada en 1901, Meitner acudió a la Universidad de Viena para realizar sus estudios de posgrado. A los 22 años, estudió física y se inspiró en su profesor, el físico Ludwig Boltzmann.

Aprendió todo lo que pudo de él y aprobó su examen oral de doctorado en diciembre de 1905. En febrero de 1905 se graduó como doctora en física.

Misión y trabajo

Con su doctorado en la mano, Meitner fue a la Universidad de Berlín, donde asistió a las clases de Max Planck. En 1907, Meitner se unió a un entusiasta químico, Otto Hahn, en la facultad de química de Berlín.

En 1912, tanto Meitner como Hahn fueron puestos a cargo de una sección en el Instituto de Química Kaiser Wilhelm de Berlín.

En 1914, Alemania entró en la Primera Guerra Mundial. Durante esta época, Meitner, al igual que otras científicas como Marie e Irene Curie, trabajó con rayos X en el frente para ayudar a los soldados heridos. En 1916, regresó a su trabajo de investigación a pesar de que la guerra aún no había terminado. Aunque sentía que abandonaba a los soldados, su trabajo de investigación era su vida.

Hahn y Meitner se convirtieron en compañeros de investigación y fueron los primeros en aislar el protactinio-231 en 1917. También estudiaron la desintegración beta y el isomerismo nuclear. Los dos trabajaron juntos durante casi 30 años y se hicieron muy buenos amigos.

Trabajaron juntos e independientemente en el campo de la física nuclear y compitieron con científicos famosos como Irene Curie y Freeric Joliot. Más tarde, en la década de 1930, Fritz Strassmann se unió al equipo e investigaron los productos del bombardeo de neutrones sobre el uranio.

A los 38 años, Meitner recibió por fin un reconocimiento profesional. Recibió la medalla Leibniz de la Academia de Berlín por el descubrimiento del protactinio. A continuación, se convirtió en directora de física de las radiaciones en el Instituto Kaiser Wilhelm de Berlín y más tarde fue nombrada por la universidad como profesora de física en 1922.

En 1938, Alemania se anexionó Austria y Meitner se vio obligada a huir a Suecia. Aunque continuó su trabajo en el Instituto Manne Siegbahn de Estocolmo, recibió poco apoyo debido a los prejuicios existentes hacia las mujeres y su papel en la ciencia.

Sin embargo, Hahn y Meitner siguieron reuniéndose en privado e hicieron nuevas rondas de experimentos. Esto condujo al descubrimiento de la fisión nuclear. En 1944, Hahn fue galardonado por este descubrimiento con el Premio Nobel de Química. Sin embargo, Meitner no fue premiada. Esto se rectificó en parte en 1966, cuando Meitner, Hahn y Strassman recibieron el Premio Enrico Fermi.

Fotografía de Lise Meitner fumando

Legado

En 1960, Lise Meitner sufrió una fractura de cadera y se fue a vivir a Cambridge (Reino Unido). Años después, murió allí el 27 de octubre de 1968, a la edad de 89 años. Esto ocurrió después de que sufriera otra fractura de cadera y varios accidentes cerebrovasculares.

Aunque Meitner no fue galardonada con el premio Nobel, recibió un honor aún mayor en 1997. El elemento 109, el más pesado del mundo, recibió el nombre de Meitnerio (mt).

Su contribución a la fisión nuclear inspiró a Albert Einstein y Leo Szilard a ponerse en contacto con el presidente Roosevelt. Esto condujo a la formación del Proyecto Manhattan.

A pesar de que desaprobaba el uso de la fisión nuclear por parte de los militares, Meitner ha sido apodada la madre de la bomba atómica. En 1946, visitó Estados Unidos, donde recibió el tratamiento de celebridad de la prensa estadounidense. Se le atribuyó este estatus por haber "salido de Alemania con una bomba en el bolso".

También se la considera la mujer científica más importante del mundo. Cuando murió, fue enterrada en la iglesia de St James y su lápida tiene el grabado: "Una física que nunca perdió su humanidad".

Cinco curiosidades sobre Lise Meitner:

Frases Célebres de Lise Meitner

“La vida no tiene por qué ser fácil, siempre que no esté vacía”.

“La ciencia hace que la gente busque desinteresadamente la verdad y la objetividad; enseña a aceptar la realidad, con asombro y admiración, por no hablar del profundo asombro y la alegría que el orden natural de las cosas produce en el verdadero científico”.

“No debe culparnos a los científicos por el uso que los técnicos de guerra han dado a nuestros descubrimientos”.

“Amo a la Física con todo mi corazón… Es una especie de amor personal, como el que se tiene por una persona a la que se le agradecen muchas cosas”.

Si te ha gustado este artículo quizás puedan interesarte también estos: