Biografía de Alexander Fleming
para niños

🦠

Sir Alexander Fleming fue un biólogo y farmacólogo escocés. Es conocido por haber descubierto en 1928 un antibiótico que cambió la medicina mundial: la penicilina.

Fotografía de Alexander Fleming

Primeros años

Alexander Fleming nació en Ayrshire (Escocia) en 1881 y se crió en una granja con una familia numerosa. Crecer en el campo le creó un interés por estudiar el mundo que le rodeaba.

A los 13 años se trasladó a Londres y estudió en el Regent Street Polytechnic. Desde muy joven se interesó por la medicina, y le fue muy bien en la escuela.

Finalmente, empezó a estudiar medicina y, a los 25 años, fue aceptado con una beca en la Facultad de Medicina del Hospital St. Mary, una rama de la Universidad de Londres.

Comenzó a trabajar bajo la dirección de Sir Almroth Wright, otro conocido científico médico. Sir Wright, un científico que estudiaba el sistema inmunitario y las infecciones bacterianas, realizaba investigaciones sobre las vacunas.

El trabajo inicial de Fleming en su laboratorio se centró en la infección de las heridas, y obtuvo una medalla de oro en 1908 por ser el estudiante de medicina mejor clasificado de la Universidad.

Descubrimiento científico

A lo largo de su trabajo en medicina, Fleming fue uno de los primeros médicos británicos en prescribir las primeras versiones de los antibióticos descubiertos por Paul Ehrlich. También asistió al Royal Army Medical Corps durante la Primera Guerra Mundial.

Estudió el uso de antisépticos (antibióticos) en heridas abiertas y fue uno de los primeros en aconsejar al personal médico que podría ser más seguro utilizar soluciones salinas para limpiar grandes heridas abiertas.

También descubrió una sustancia química producida naturalmente en el cuerpo humano que funciona como un antiséptico suave. Su trabajo con esta sustancia química recién descubierta le llevó a explorar las propiedades antibacterianas de diversos orígenes.

Por ejemplo, decidió investigar si la mucosidad de la nariz podía combatir las bacterias en una placa de Petri, y descubrió que efectivamente lo hacía.

A la edad de 47 años, Alexander Fleming estaba estudiando el virus de la gripe cuando encontró moho en una de sus placas de Petri (pequeñas bandejitas circulares transparentes donde se cultivan microorganismos) que originalmente tenía bacterias creciendo en ella. Curiosamente, ninguna de las bacterias crecía alrededor del moho.

Fleming decidió seguir estudiando este nuevo fenómeno y denominó al ingrediente activo del moho como penicilina, por el nombre latino del moho. Al investigar más este fenómeno, supo reconocer su potencial y se dio cuenta de que la sustancia que había descubierto era muy superior al resto de antibióticos existentes.

Publicó sus descubrimientos, sin embargo, para que este nuevo antibiótico funcionara como medicamento, era necesario purificar el principio activo. Los científicos Howard Florey y Ernst Chain siguieron desarrollando este ingrediente para que pudiera utilizarse como medicamento.

Alexander Fleming mirando una placa de Petri

Impacto

Con el tiempo, la penicilina se convirtió en uno de los medicamentos más utilizados, de vital importancia para tratar muchas infecciones bacterianas diferentes y salvar muchas vidas.

Concretamente, durante la Segunda Guerra Mundial, se hizo muy útil y popular para el tratamiento de los soldados heridos.

Fleming publicó una gran cantidad de trabajos de investigación en el estudio de las bacterias, el sistema inmunitario y otros tipos de usos médicos de los antibióticos. El mismo año en que descubrió las propiedades antibacterianas del moho, le dieron un puesto de profesor en su facultad de medicina.

Últimos años

A los 62 años fue elegido miembro de la Royal Society, y al año siguiente se le concedió el título de caballero (de ahí que se le llame Sir).

En 1945, el Premio Nobel de Fisiología y Medicina fue concedido a Alexander Fleming, Howard Florey y Ernst Chain por su desarrollo de la penicilina.

En los últimos años de su vida, Fleming se dedicó a dar conferencias sobre medicina y descubrimientos científicos, llegando a ser muy famoso por su trabajo. Alexander Fleming murió a la edad de 74 años de un ataque al corazón en su casa de Londres en 1955.

Frases Célebres de Alexander Fleming

“La mente no preparada no puede ver la mano tendida de la oportunidad”.

“El irreflexivo que juega con el tratamiento de la penicilina es moralmente responsable de la muerte del hombre que sucumbe a la infección del organismo resistente a la penicilina. Espero que se pueda evitar este mal”.

“(El descubrimiento de la penicilina) fue un triunfo del accidente, un suceso afortunado que ocurrió mientras yo trabajaba en un problema bacteriológico puramente académico”.

“La naturaleza hace la penicilina; yo acabo de encontrarla”.

“Para que nazca algo nuevo, tiene que haber un suceso. Newton vio caer una manzana; James Watt vio hervir una tetera; Roentgen empañó unas placas fotográficas. Y estas personas sabían lo suficiente para traducir los sucesos ordinarios en algo nuevo...”

“La penicilina permaneció en un estante durante diez años mientras me llamaban charlatán”.

Si te ha gustado este artículo quizás puedan interesarte también estos: